Tras la huella por la recuperación del sector agroazucarero de Villa Clara.

Primary tabs

Source:
Date: 09/14/2021

Actualmente la provincia de Villa Clara cuenta con diez centrales, de los cuales solo molerán en la venidera contienda 2021 – 2022 seis de ellos.

Pero el principal problema de que eso ocurra radica en no contar con los rendimientos agrícolas capaces de garantizar  la materia prima suficiente para que las zafra se extiendan a 150 días como promedio, incluso los que intervendrán en la cosecha adolecen de esa cojera.

Significa que el sector en la provincia no es sostenible con los resultados que exhibe, está lejos de  las metas que se propone para los próximos años, por cuya razón labora y da pasos decisivos  para crecer en las  áreas cañeras.

Se trata de una  dura batalla que se gana sembrando  y  recuperando áreas, un por ciento alto de las mismas  invadidas por las malas hiervas y el marabú.

A los factores subjetivos, que no son pocos, se suman los objetivos, relacionados a las afectaciones por el  recrudecimiento del bloqueo de Estado Unidos, ocasionándole pérdidas millonarias al sector y la imposibilidad de acceder al mercado de ese país, así como la falta de fertilizantes y otros  productos imprescindibles para el crecimiento de las plantaciones.

No se puede dejar de mencionar  el alto nivel de obsolescencia tecnológica de una vetusta industria, que unido a otros inconvenientes, se convierte en traba que afecta el desarrollo de una agroindustria que no deja de ser estratégica para la provincia y el país por su aporte de divisas con las exportaciones de azúcar, alcohol, sobre todo ron, energía y otros derivados.

En esa batalla  para recuperar  el emblemático sector  se sustenta la creación de la nueva empresa agroindustrial azucarera, a la luz del programa de  desarrollo  hasta el 2030 y las directrices   del Octavo Congreso del Partido (PCC).

La provincia  ya cuenta con diez de esas entidades que  tienen como principal misión dar un vuelco a los actuales resultados, que no son muy halagüeños. Hay que esperar, aprovechar la oportunidad y ganarle tiempo al tiempo para dar el salto que se espera, coronar los esfuerzos, de lo contrario,  se inscribirá como  una reestructuración más.