Agroazucareros de Villa Clara ante los desafíos actuales que impone la siembra de caña.
Fuente: Ramón Avalos Rodríguez
Fecha: 08/14/2019

Los agroazucareros de Villa Clara  tienen  el compromiso de  incrementar de forma sostenida la producción de caña como lo reclama el lineamiento 209 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Y la tarea, aún   cuando es compleja y definida como estratégica en el desarrollo económico, reclama actualmente  del máximo esfuerzo de los hombres y mujeres involucrados en la misma,  a fin de  cumplir el plan  acordado para el 2019.

Cierto también que, ante las tensiones económicas y financieras por las que transita el país  asociadas  al recrudecimiento del bloqueo por parte del gobierno norteamericano, las  restricciones con el combustible y su impacto negativo, obligan a la búsqueda de alternativas a fin de avanzar en la plantación de la semilla.

La primera etapa, llamada de primavera, que se extiende de enero a junio no se cumplió e inició seguidamente a partir de julio la segunda, denominada  de frío con cierre el 31 de diciembre.

Frente a ese panorama la situación actualmente no es nada halagüeña para el sector cuando a los atrasos del primer semestre se suman ya los del segundo y apenas se sobrepasa el 56 por ciento de los previsto en el plan anual hasta la fecha.

Pero hay que señalar que, amén de  ese complejo escenario, hay  unidades  productoras de  caña, dígase UBPC y CPA, que muestran  una situación más alentadora que otras, no solo con la siembra sino también con el uso de la tracción animal como vía de enfrentar el déficit en el suministro de combustible.

Más caña es lo que demanda la provincia y el país lo cual permitirá crecer en los volúmenes  de azúcar, pero también en  mieles, alcoholes, energía eléctrica y alimento animal, al mismo tiempo, propiciará el encadenamiento con el montaje de las bioeléctricas.