Entró Artemisa en recta final de la zafra azucarera
Fuente: ROMMELL GONZÁLEZ CABRERA
Fecha: 04/22/2020
Concluir la zafra azucarera en la segunda decena mayo sin contagios con la COVID-19 es la meta de los azucareros de esta occidental provincia, cuyas producciones conforman parte de la canasta familiar de Artemisa, Pinar del Río y La Habana. Pablo Valdés Amador, director de operaciones de zafra de la Empresa Azucarera Artemisa, refirió a la ACN que los dos centrales activos en el territorio, Harlem, en Bahía Honda, y 30 de Noviembre, en San Cristóba, deben producir 61 mil 186 toneladas (t) de azúcar crudo, y este último 41 mil 680 t de azúcar refino. Hasta este domingo la entidad produjo 49 mil 537 t de azúcar y, según la estrategia que sigue la Empresa, el central 30 de Noviembre debe terminar a comienzos del próximo mes, pero seguirá moliendo para suplir el compromiso del Harlem por su retraso y aportar más azúcar al país, en tanto esta última industria se mantendrá activa hasta cumplir o las condiciones climáticas lo permitan, explicó el directivo. Precisó que la zafra azucarera en Artemisa debió terminar a mediados de abril, pero roturas en la industria y las locomotoras, dificultades en la cosecha, la falta de completamiento de los carros jaulas para la transportación de caña por ferrocarril y de asistencia técnica oportuna a las combinadas CASE de nueva tecnología (cuentan con un solo especialista para 14 equipos), retrasaron el cumplimiento del plan. Evitar el contagio con la COVID-19 es la otra prioridad de los azucareros del territorio y para ello cumplen las medidas sanitarias orientadas por la dirección del país, a las que se suma la activación de un local en ambos centrales para aislar a los obreros que se detecten con síntomas respiratorios en el pesquisaje sistemático que realiza el personal de la salud presente durante las 24 horas del día. Rolando Pérez Noda, jefe de área de ESAZUCAR, en el central 30 de Noviembre, resaltó entre las medidas adoptadas el lavado de manos obligatorio con hipoclorito al entrar al comedor, la separación de las mesas a más de dos metros y solo para dos comensales, la extensión del horario de almuerzo y el fregado de platos con solución clorada. Francisco Miguel Paredes Bencomo, comunicador de la Empresa, informó que en la campaña enero-abril la entidad prevé sembrar 581 hectáreas (h), las Unidades Empresariales de Base de Atención a Productores Agropecuarios (UEB APA) Harlem y Abraham Lincoln no tienen plan, pues comienza a partir de mayo con las lluvias, pero acumulan 77 h entre las dos hasta el 15 de este mes, mientras que la UEB APA 30 de Noviembre ha sembrado 393 h. El counicador explicó que la siembra se divide en campaña de frio (de julio a diciembre) y primavera (de enero a mayo), pero se diferencia una etapa entre enero y abril (época de sequía en Cuba) sustentada en las posibilidades de riego de cada UEB y sus capacidades para adelantar la tarea como lo hicieron las UEB APA Harlem y Abraham Lincoln.