Lotes cañeros sin varita mágica.
Fuente:
Fecha: 10/07/2019

En los lotes de la UBPC «Carrillo», que aporta su materia prima al central Heriberto Duquesne, del municipio de Remedios, las plantaciones ocupan el mayor por ciento de su entorno.

Los miembros de esta organización productivas hacen gala de la buena salud de los sembradíos y la limpieza de los campos, frente a lo cual todo el que los visita se da cuenta de que allí prevalece una especie de cultura agroazucarera.

Tal es la supremacía que desde el momento en que uno pone los pies en esas áreas llega a percibir en el ambiente ese aroma a la vara dulce que al parecer agita el espíritu de las personas.

Al recorrer los lotes dos y tres, ubicados en la demarcación de «La Alameda» y «San Gregorio», comandados por Pedro Cabello y Ángel Almeda Portal, respectivamente, se precia ese sentido de propietarios y el concepto de constituir el sostén económico de los cooperativistas, además de simbolizar su seguridad durante todo el año y, en particular, en los momentos cruciales de cada contienda azucarera.

Un vivo ejemplo en el uso de las reservas productivas, que demuestra como, además de ser el eslabón más cercano al cañaveral, es también una fórmula ideal para la producción agropecuaria.

Para los lotes dos y tres, ubicados en la demarcación de «La Alameda» y «San Gregorio», respectivamente, pertenecientes a la UBPC «Carrillo», allá en el municipio de Remedios, entre las razones del éxito en la producción cañera y agropecuaria está la dedicación de los cooperativistas que viven para sus plantaciones, esa es su barita mágica.