Renán Cabrera y su saludo desde el cañaveral
Fuente: Héctor E. Paz Alomar
Fecha: 05/04/2020
Este Primero de Mayo, él se levantó mucho más temprano. No podía darse el lujo de llegar tarde a la surquería ni un solo minuto, donde los tallos, enhiestos, aguardaban por el empuje del hombre y su máquina. En su interior primaba una idea: “Esta es la fecha de los trabajadores. No tendremos, como otras veces, ni desfile ni fiesta. Mi Cubita no está ahora para esos trajines. Pero sí lo celebraremos; claro que de una manera distinta.” Mientras avanzaba, seguía su línea de pensamiento: “La mayor parte de la gente lo hará en sus casas. A eso nos obliga esta endiablada enfermedad Y mira que a mí me gusta abrazar fuerte y apretar bien duro las manos cuando saludo; y a taparnos la mitad de la cara. Caray, hay que cuidarse.” “Pero mi gente y yo, y muchos otros como nosotros, lo haremos desde el campo, en las áreas cañeras del central Enrique Varona, cortando caña.”Renán Cabrera Franco Renán Cabrera Franco La afirmación del Héroe del Trabajo de la República de Cuba, el chambero Renán Cabrera Franco, me llega diáfana, a través de la línea telefónica: “Mis compañeros del pelotón de combinadas y yo cantaremos el Himno Nacional al pie de los plantones.” Asevera que el digno saludo y productivo homenaje al Primero de Mayo “será cortar la mayor cantidad posible de caña para que en el ingenio Primero de Enero siga creciendo la tonga de azúcar; y además, reconocer la valerosa y solidaria actitud de los médicos, enfermeras técnicos y trabajadores de la Salud en el enfrentamiento a esa terrible enfermedad”. Cabrera Franco es uno de esos cubanos leales a la Patria que no se rinde. “Ya tengo más de 60 años y sigo apegado a mi cortadora mecánica. Ahora estoy haciendo mi temporada número 49. Desde que comencé a cortar caña hasta la fecha, acumulo unos 80 millones de arrobas de caña derribados” (cada millón de arrobas equivale a 11 500 toneladas de caña). El Héroe no está satisfecho con sus resultados actuales. Explica que han tenido dificultades con el transporte para el tiro de la gramínea, pero se hace lo que se puede. “Hasta la fecha he tumbado un poco más de 500 000 arrobas.” Renán es toda una institución el en ámbito cañero avileño y cubano. Ha estado presente en varias ocasiones en las tribunas de los actos nacionales por el Primero de Mayo; también en la provinciales y en las de su municipio. Fue diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Se hincha de puro gozo cuando afirma que tiene su relevo asegurado. “Claro, periodista: Renancito, uno de mis hijos, es el mecánico de mi máquina, y también es muy buen operador: y Arleibys, el otro, es conductor de una CASE allá por el Ciro Redondo.” Me lo imagino, ahora, entonando el himno patrio; también, preparándose para iniciar la faena diaria, intercalando jaranas con sus coequiperos. Va a comenzar el corte esta mañana de Primero de Mayo, distinta, pero igual de combativa, solidaria e internacionalista. Van a ratificar la unidad y el compromiso con Cuba. El ronroneo anuncia la arrancada. Al Héroe y su máquina los envuelve una nube de polvo y fragmentos de verde follaje. En lo más alto de la combinada, ondea viril una pequeña Bandera Cubana.