Tecnoazúcar: Nuevas inversiones respaldan programa de desarrollo porcino
Fuente: Luz Marina Reyes Caballero
Fecha: 09/12/2020

El centro integral porcino Santo Domingo, ubicado en el municipio de Puerto Padre y perteneciente a la Unidad Empresarial de Base (UEB) Tecnoazúcar Las Tunas, se encamina por revertir cada una de sus inversiones en un aprovechamiento al máximo de las potencialidades.

Su colectivo conoce la prioridad y no se amilanan en el quehacer con el firme propósito de contribuir a la producción de alimentos desde la sustitución de importaciones. Todo ello, recuperando la inversión del inmueble a favor de la calidad de su gestión, en tanto su aporte fortalece el autoabastecimiento alimentario del sector azucarero. 

En diálogo con 26 Digital, Anisleydis Partido, especialista de calidad en Tecnoazúcar, confirma las proyecciones del centro, pues “una vez implementado el Sistema de Gestión de la Calidad en los procesos de la UEB, este porcino realizó el diagnóstico, según el manual de crianza porcina y de bioseguridad. A partir de sus resultados hemos ido trabajando en las no conformidades para sus soluciones inmediatas. 

“En ese sentido, el plan inversionista se ha perfilado hacia esas dificultades y se ejecuta la construcción de un badén para la desinfección de los vehículos al entrar al centro y se construyen las lagunas de oxidación. Al mismo tiempo trabajan en la cimentación de las fosas sépticas, los viales de transportación y ya está en etapa de terminación la nave de cuarentena”, explicó la especialista. 

Este establecimiento, uno de los más grandes a nivel nacional dentro del sector Azcuba, cuenta con 32 trabajadores y teniendo una masa total porcina de cuatro mil 445 animales destinan sus producciones al balance nacional y el resto al autoconsumo del sector. 

Con un sobrecumplimiento en los planes, afirma Ricardo Cruz Suárez, director del centro, “el plan de entrega mensual es de unas 19 toneladas y para este año se prevé casi duplicar las cifras del anterior, y alcanzar unas 400 toneladas de carne de producción total. Todo, gracias a varias estrategias que incluyen el incremento de las reproductoras, el completamiento de los especialistas, técnico y veterinarios; además de sistemas tecnológicos en la maternidad y la preceba, lo cual eleva el flujo productivo”. 

Las más de 400 reproductoras y los 26 sementales con los que cuentan aportan aproximadamente unos seis mil 400 cerditos cada año, los cuales “llegan a la preceba con siete kilos, a la ceba con 21, y así hasta llegar al peso promedio para la comercialización que es de unos 85 kilogramos. En este centro está presente el ciclo completo de producción”, notificó Leandro Hechavarría Pupo, técnico veterinario. 

Además del pienso de la industria que reciben en esta unidad incorporan nutrientes a la comida alternativa con la utilización de yuca, miel y residuos de pescado a fin de contribuir a una alimentación más completa. “Respecto a ello -anuncia el técnico veterinario-, dentro de las perspectivas está el desarrollo acuícola en las distintas lagunas de oxidación de la entidad, lo cual cerrará ciclo también, pues serán utilizados los peces para la propia alimentación de los cerdos”. 

Sin embargo, todas esas novedades por sí solas no aseguran el máximo desarrollo porcino en “Santo Domingo”, mucho incide en ello el interés y la abnegación de quienes allí laboran. 

Tal es el caso de Roxana Peña Mederos, veterinaria del Área de Maternidad, quien opina que “la atención de los criadores es vital para el desarrollo de los recién nacidos. La salud de los animales no solo se garantiza con la administración de medicamentos, sino además, con nuestro cuidado y vigilancia, que unidos a la entrega hacen posible la supervivencia de los animalitos”. 

A este criterio se suma Celiano Romero, navero del local, quien plantea que el área siempre debe permanecer en buenas condiciones y limpia para que no enfermen las crías. Nuestro trabajo es constante, por eso tenemos buenos resultados, los cuales acompañan los esfuerzos de la entidad al realizar las inversiones”. 

Mucho queda por hacer en materia de perfeccionamiento, pero los trabajadores de esta unidad cada día se esmeran y sienten como propia la necesidad del país de incrementar la producción de alimentos ratificando su valía.