Reinaldo Castro Yebra

Primer Héroe Nacional del Trabajo en Cuba, por sus hazañas en el corte de caña manual; sin él no podría escribirse la historia del Movimiento Millonario de las zafras azucarera. El 2 de abril de 1941 en la Finca Los Indios nace Reinaldo Castro Yebra, hijo de Agripina Yebra y Ramón Castro. Su infancia transcurre en una situación bastante difícil, a los 6 años de edad fue por primera vez a la escuela en la Finca La Redonda, ya con 7 años se incorpora a la vida laboral, siendo su primer trabajo fue virando paja de caña y a los 8 años, comenzó a cortar caña con su padre para ayudar al sustento familiar, así se mantuvo hasta los 14 años, que se inscribió con16 para obtener un salario antes de tiempo.

Incorporándose como trabajador oficial a la zafra de 1954. Además de la zafra cortaba arroz en la Ciénaga de Zapata por un jornal de $1.74 y otras labores agrícolas, riego de abono, hacía carbón.

El triunfo de la Revolución lo sorprende cortando arroz junto a sus hermanos en la Ciénaga de Zapata, en estos primeros años hubo un cambio en el sistema social pero no en la economía, pues todo se mantenía en manos privadas hasta que en 1962 se realiza la Primera Zafra del Pueblo en que se cortaron todas las cañas.

Al llegar la alfabetización creció el ansia de aprender llegando a enamorarse de su alfabetizadora. A la par de las responsabilidades, le llegó la necesidad de estudiar. Y como era muy sacrificado, las cosas no le fueron mal. Sin haber ido a la escuela podía sacar cuentas asistió a la escuela del Partido en la que cursó cuatro semestres en un año. Se incorporó a la Licenciatura en Ciencias Sociales en 1977.

Ocupó cargos de alta responsabilidad en el país, como Diputado y miembro del Consejo de Estado, integrando el Comité Central de Partido. En 1965 aumentaron las tareas de dirección y ya no podía picar caña como antes. Lo nombraron jefe de la brigada Camilo Cienfuegos, con la que cortó un millón 912 mil arrobas en una zafra. Se jubiló a los 60 años por sufrir padecimientos en la columna vertebral.

Trayectoria como Machetero
Con la Primera Zafra del Pueblo, Reinaldo comienza a ser conocido más allá de los límites de Calimete. Su fama fue creciendo día a día y ese año, en 1962, lo llevaron al central Ignacio Agramonte, en Florida, y lo presentan como un cortador de mil arrobas para normas técnicas y alzadas a mano. Pocos creyeron lo que decían y alguien vociferó que eso lo tenía que probar por cañaverales del país y no en el terruño matancero. Se negó al principio pero para quitarse la etiqueta de mentirosos y tuvo que irse a Oriente a demostrar lo que hacia todos los días”.

La primera demostración fue en Contramaestre. Llegó allá a las 4 de la mañana y a las 6 ya estaba en el corte. La caña que le dieron fue mala y a las 8 horas ya tenía las mil arrobas. Recibiendo como premio 500 pesos donando el dinero a la Federación de Mujeres Cubanas.

De regreso a Calimete y como la zafra se había terminado se dedicó a sembrar, a abonar y a fumigar caña. Por su labor reconocida, unos técnicos de Checoslovaquia, le regalaron un tractor con todos sus aditamentos. Ese equipo la donó a la granja Enrique Noda, donde trabajaba.

En la otra zafra promedió 6 mil 362 arrobas de caña cortada para normas técnicas y alzadas a mano, algo que al decir popular no lo podía hacer un ser humano. Pero Reinaldo sí, y con tal naturalidad que para muchos, aunque lo estuvieran viendo, era mentira. Hacía fácil lo difícil y simple lo extraordinario.

Ese año se hizo en Calimete una competencia provincial, pero yo me oponía a participar porque creía que en un día no se podía medir la grandeza de un machetero. Cortó mi 328 arrobas en 8horas y ganó la competencia y en la competencia nacional en el central Héctor Molina, picó 2 mil 308 arrobas en 8.

En la última hora derribé 480 arrobas. El 5 de marzo de 1964 es proclamado Héroe Nacional del Trabajo Socialista avalado por sus actividades de 1962 y 1963.

El arribo a Isla de la primera brigada Venceremos, integrada por norteamericanos dispuestos a conocer la realidad cubana, en abierto desafío a las severas leyes de su país y a colaborar en la cosecha de caña, ocupa a Reynaldo en el central Rubén Martínez Villena de La Habana, en la organización de los cortes para esos visitantes.

Movimiento millonario del corte de caña en Cuba.
El principal antecedente del movimiento, está en las propias zafras del pueblo, surgidas a partir de 1959, pues fue el momento en que los macheteros empezaron a cortar todos los días y todas las cañas.

También la realización de competencias entre macheteros, apadrinadas desde 1963 por el Che y por Ursinio Rojas, un veterano dirigente comunista, contribuyó a su surgimiento, así como la llegada de la alzadora, que también por ese año favoreció grandemente el nacimiento de las brigadas de macheteros.

En julio de 1964 en la asamblea de balance del PCC, presidida por el compañero Raúl Castro Ruz , en la granja Emiliano Lemes, del central América Libre, el compañero Jorge Risquet propuso iniciar una porfía emulativa entre brigadas con la meta de que sus 48 integrantes cortaran un millón de arrobas en la zafra de 1965.

La cosecha de 1965 comenzó con tales propósitos y ya para el 3 de marzo de ese año el Comandante en Jefe entregó, en un acto en el parque de Güines, la bandera de millonaria a la Brigada Julio Antonio Mella, de la región habanera de Mayabeque, aunque otros dos colectivos matanceros, el Orlando Suárez y el Lázaro Acosta, con los que también cortó Reinaldo, alcanzaron en igual fecha esa extraordinaria cifra.

El movimiento surgido en el Oriente del país, propició que en esa provincia 157 brigadas alcanzaran el millón y otras se acercaran a esa meta, mientras que en el resto del país otros 70 colectivos alcanzaron el millón, casi todos de Matanzas.

Entre 1971 , momento en que se estableció una estadística más confiable, y hasta 1990 habían alcanzado la condición de millonarias 20 mil 128 brigadas; los 2 millones, 3 mil 933 colectivos; 777 los 3 millones, y otro nutrido grupo más de 4 millones, todas encabezadas por las superbrigadas Evelio Rodríguez Curbelo del sindicato de Comercio y Gastronomía con 9 millones, Aniversario de la Revolución de Octubre del sindicato del Trasporte y Jesús Suárez Gayol del sindicato de la Alimentación con 10 millones y la Calixto García del sindicato de la construcción con 11 millones en una zafra.

A medida que se fue introduciendo en nuestros campos la máquina combinada cañera, el movimiento se fue fortaleciendo entre los operadores de esos equipos, y en la zafra de 1990, 2 mil 79 de esos hombres cosecharon un millón o más de arrobas de caña.
En la última zafra de 1990, 2079 operadores de combinadas cosecharon el millón .De estas, 152 cortaron dos millones, 17, tres millones; 5 cuatro millones y 3 colosos: Arcel Quevedo, Renán Cabrera y Manuel Galvez establecieron el record de 5 millones de arrobas de caña en una zafra.

Por ser amante del deporte, realizó gestiones para reconstruir el estadio de Pelota de Calimete y también el terreno de fútbol. Pertenece a la Peña deportiva y no se pierde ningún juego.